Para la reflexión, la comprensión, la imaginacion. Para crecer personalmente, humanamente y espiritualmente.

Para todos aquellos que miren la vida desde otro punto de vista. Para todos aquellos que estén locos, y que saben que en el fondo merece la pena estarlo. - Juan Miguel Real-

martes, 25 de agosto de 2009

Huellas en la arena...

"Una noche soñé que caminaba a lo largo de una playa acompañado por Dios.
Durante la caminata muchas escenas de mi vida fueron proyectándose en la pantalla del cielo. Según iba pasando cada una de esas escenas, notaba que unas huellas se formaban en la arena. A veces aparecían dos pares de huellas, otras solamente aparecía un par de ellas.
Esto me preocupó grandemente porque pude notar que durante las escenas que reflejaban etapas tristes en mi vida, cuando me hallaba sufriendo de angustias, penas o derrotas, solamente podía ver un par de huellas en la arena.
Entonces le dije a Dios: -“Señor, tú me prometiste que, si te seguía, tú caminarías siempre a mi lado. Sin embargo, he notado que durante los momentos más difíciles de mi vida sólo había un par de huellas en la arena: ¿Por qué cuando más te necesitaba no estuviste caminando a mi lado...?”
El Señor me respondió: -“Las veces que has visto sólo un par de huellas en la arena, hijo mío... ha sido cuando te he llevado en mis brazos”."

 
Es posible, que este relato que hemos leído no haya sido la primera vez que os lo hayais encontrado en vuestra vida. Puede ser, por el contrario, que este relato os haya sorprendido por primera vez. En tales casos, creo, pienso, supongo, opino, y vuelvo a creer, que cada vez que lo leemos nos transmite algo.
Nuetra vida, sí. Nuestra vida.
Tan solo hace unos meses, volviamos de pasar unas vacaciones de verano increíbles. Tan solo unos meses, las navidades, los villancicos... Tansolo unos meses la Semana Santa, la Pascua de resurrección... Pero ya veis, todo esto termina y vuelve a comenzar.
 
Voy a ser claro, y a contar algunas cosas que...nunca he contado. No son del otro mundo así que no espereis ningun cotilleo.
Siempre, o desde que ya voy teniendo más uso de razón y sobretodo pienso más en mi futuro, he tenido la idea de pertenecer a los Hermanos de La Salle. Pero siempre ha estado ahí. Es muy raro pensar que alguien puede "entregarse" de esa manera a Dios, me explico: Eso de alejarte de la familia, no tener hijos, eso de "relacionarte" de una más íntima con la Iglesia... La verdad eso chocaba.
Allá por el mes de Enero, un buen profesor-amigo-y por que no, compañero de voluntariado.Me hizo una pregunta que pincho mi corazón, y que trajo a mi memoria viejos y bonitos recuerdos. Estando ya en 2º de bachillerato con una carrera practicamente elegida...¿por qué planterse la idea de perteneces a los hermanos?¿por qué involucrarse más, cuando uno lo tiene prácticamente todo?
Pues ahí está la razón, en el prácticamente. Lo que se te pasa por la cabeza, mientras "lo piensas" no se puede explicar, ni tan si quiera (me atreveria a decir) que si se puede pensar una cosa así. Eso se tiene, o no se tiene.
Un día, martes 27 de Enero, allí estaba, esta mi persona, delante de aquel profe diciendole la conclusión de sus pensamientos.

Bueno, que sepais que ese hombre, masa, fuerza, espiritu...como lo querais llamar siempre está con vosotr@. Solo hay que saberle escuchar. Nosé si hago bien escribiendo todo esto, en un lugar como este. Quizás todo esto debería reservarmelo, pero no sé....supongo que esto ayuda a que me conozcais mejor y sepais como pienso.




"Hay pensamientos que son como oraciones; en aquellos momentos en que sea cualquiera la postura del cuerpo, el alma está de rodillas." -Victor Hugo

2 comentarios:

  1. Has contado lo que quieres, lo que deseas, yo puedo contar que quiero ser profesora, porqué tu no vas a hacer lo mismo?
    Ya había escuchado esa historia, me pareció muy bonita y reveladora.
    Sigue así Juamitón, porque siempre serás eso, mi juamitín :)

    ResponderEliminar
  2. solo espero que escojas el camino que escojas siempre estes muy feliz :) besosss tQ*

    ResponderEliminar